Zergatik da hain garrantzitsua hortzak osasuntsu mantentzea?

Una encía sana es aquella que está libre de inflamación. Cuando hablamos de inflamación de encías, hablamos de gingivitis. La encía puede estar aumentada de tamaño y suele sangrar durante el cepillado.

Esta inflamación es reversible, es decir, que si actuamos sobre el factor que la está provocando, en la mayoría de los casos la placa dental, la gingivitis desaparece. ¿Y cómo se elimina esa placa dental? Mediante profilaxis o tartrectomías (higiene).

Cuando ese proceso inflamatorio localizado en la encía no se trata, avanza hacía el hueso que está rodeando al diente y manteniéndolo anclado sobre el maxilar superior o la mandíbula. Una vez haya avanzado la inflamación hasta el hueso, el proceso no será reversible, sino que se convertirá en un proceso irreversible. Esto quiere decir, que esa inflamación se va a volver crónica. Cuando la inflamación ha llegado al hueso, hablamos de periodontitis (piorrea).

Es muy importante tratar la periodontitis, porque la falta de tratamiento va a provocar una pérdida gradual del hueso que rodea los dientes, lo cual conllevará a la pérdida del diente en el caso más grave. 

El tratamiento de la periodontitis se lleva a cabo con los llamados raspados o curetajes. Tras los raspados, es muy necesario e igual de importante o incluso más, el mantenimiento. El mantenimiento consiste en acudir a higienes periódicas, para mantener los tejidos que rodean al diente lo más limpios y sanos posible.

A todo el proceso de tratamiento, hay que sumar la motivación y dedicación del paciente a mantener una higiene oral correcta. Es de vital importancia educar al paciente en una correcta técnica de higiene y recalcar la importancia de acudir a revisiones periódicas.

PARTEKATU:

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook