El bruxismo es una patología que afecta a un alto porcentaje de la población. Consiste en apretar o deslizar los dientes, al contraerse la musculatura masticatoria, lo que provoca principalmente el desgaste de la superficie de los dientes, recesiones gingivales y dolores musculares o articulares.

 

Normalmente esta acción se realiza inconscientemente y durante el sueño, y está asociado a situaciones de estrés o nerviosismo. Aunque también puede ocurrir durante el día, por ejemplo trabajando, viendo el televisor, en el gimnasio, etc.

 

Para evitar el desgaste de los dientes, el dolor muscular y/o articular, se recomienda una férula de descarga

 

Una férula es un dispositivo de resina duro, el cual se coloca sobre la arcada superior, normalmente. Se confecciona tomando unas medidas de los dientes y es muy fácil su colocación y mantenimiento.

El objetivo de la férula, no es evitar el bruxismo, sino evitar el rozamiento de los dientes superiores e inferiores y relajar la musculatura masticatoria. En consecuencia, evitaremos desgaste o fractura de los dientes y dolores musculares o articulares.

 

Un bruxismo no tratado, puede originar entre otras patologías, problemas en la oclusión o daños irreversibles en la articulación. Por ejemplo, un desplazamiento del disco intra-articular (meñisco).

COMPARTIR:

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook